Terremoto

Terremoto de Van

Reportajes desde el epicentro (El País)

 

Un fuerte terremoto sacude de nuevo el este de Turquía

Blanca López Arangüena- Estambul / 10 noviembre 2011

Un nuevo terremoto de magnitud 5,6 ha azotado esta noche la provincia de Van, donde hace tres semanas, un fuerte seísmo de 7,2 mató a más de 600 personas. El epicentro del temblor se ha situado en Edremit, a 15 kilómetros de la ciudad de Van, la capital administrativa de la provincia homónima. Una veintena de edificios, dañados por las réplicas de las últimas semanas, se habrían venido abajo, entre ellos un hotel donde se hospedaban periodistas y trabajadores de los servicios de emergencia. Los servicios de rescate han recuperado al menos siete cadáveres.

El hotel Bayram, de cinco pisos, era usado por los miembros de la prensa desplazados a la zona para cubrir el terremoto del 23 de octubre. El inmueble, de 40 años, se encontraba en el centro de la ciudad, muy cerca de varios edificios derrumbados. Según comenta el fotógrafo uruguayo Leandro Banchero, que se hospedó en el hotel dos días después del primer seísmo, “el inmueble no tenía grietas, ni vidrios rotos, a simple vista parecía no haber sufrido daños” .

“Todos los hoteles en Van estaban ocupados, así que paré en ese porque era el único en el que había plazas. Había mucha prensa extranjera, también japoneses. Pensé que ellos sabrían donde meterse, así que decidí quedarme” rememora Banchero, que asegura haberse sentido seguro entre sus paredes. “El edificio vibraba con las réplicas. Pero al fin y al cabo, si un planta nuclear se colapsa en Japón, ¿cómo no se van a caer los edificios de Van con tan malas estructuras?” asevera.

Las mala situación de los inmuebles ha sido la causa esgrimida por el Ejecutivo turco para el alto número de derrumbes en la zona, unos 2.000. Un equipo de arquitectos desplazados al lugar explicó a los medios turcos que las estructuras de los edificios eran precarias y en muchos casos los muros de hormigón habían sido rellenados por dentro con arena para abaratar los costes. En otro caso citado por la prensa, el dueño de un café había sacado un pilar para aumentar el espacio en su establecimiento.

Después del primer terremoto, el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, prometió acabar con todas las construcciones que no fueran antisísmicas. De llevar a cabo su plan, Erdogan tendría que destruir casi nueve millones de inmuebles. Turquía es un país que descansa entre dos placas tectónicas y donde los temblores son muy habituales. En 1999 un terremoto de 6,8 mató a más de 18.000 personas en el oeste de Turquía.

Debido a las constantes réplicas, pocos habitantes de Van se siente seguros en sus casa, incluso en aquellas que no presentan daños. Además no se descartan nuevos seísmos. Según varios expertos citados por el canal de televisión TRT, el de anoche no fue una réplica del anterior temblor, sino un nuevo terremoto.

Turquía acepta ayuda extranjera ante la magnitud de la catástrofe en el sudeste

Blanca López Arangüena- Van / 26 octubre 2011

El Gobierno turco ha decidido dar marcha atrás y aceptar la ayuda internacional para las víctimas del terremoto que el domingo afectó al sureste. Pero con condiciones, ya que, a pesar de los esfuerzos de los equipos de emergencia, la descoordinación ha afectado a  las labores de rescate. Ankara solo ha solicitado finalmente ayuda económica y material. Los numerosos equipos de rescate internacionales, entre ellos la ONG Intervención Ayuda y Emergencias (IAE) de Algemesí (Valencia), que el martes llegó a Turquía para participar en las tareas de salvamento, siguen sin poder acceder a la zona. El balance oficial de muertos ha ascendido este domingo a 596.

El primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, ha admitido que “en las primeras 24 horas hubo carencias en el operativo de rescate”. Sin embargo, Turquía mantiene su negativa a dejar entrar a los equipos de rescate a la zona, ya que, según el viceprimer ministro, Bülent Arinç, “si aceptásemos las ofertas de ayuda —de casi 50 países— esto se convertiría en un lío enorme”. Lo que Arinç no parece saber es que el desorden lleva reinando desde el primer momento en la región. Los socorristas turcos no son capaces de mantener fuera de las zonas en ruinas a los vecinos, que se afanan en ayudar pero hacen peligrar la vida de los que todavía se encuentran bajo los escombros y retrasan las labores de búsqueda.

Video  http://internacional.elpais.com/internacional/2011/10/25/actualidad/1319545167_187651.html

Los equipos de Israel, un país con el que Turquía mantiene tensas relaciones, fueron los primeros en ver su entrada denegada. El martes, un equipo de 11 bomberos y cinco perros españoles volvió a España tras ser retenido en el aeropuerto de Ankara.

Muchos achacan la negativa turca al orgulloso primer ministro, que el martes declaró sentirse “feliz” ante las enormes muestras de solidaridad de los turcos. Turquía ha movilizado a 550 equipos de rescate en la zona y ha recaudado 75 millones de liras (unos 30 millones de euros) en donaciones. Pero la magnitud de la catástrofe, que se ha cobrado ya la vida de cerca de 500 personas, hace que los esfuerzos movilizados en el país sean insuficientes.

Según un comunicado del Ministerio turco de Asuntos Exteriores, el Gobierno ya ha contactado con todos los países que habían ofrecido ayuda y les ha solicitado material de emergencia, entre el que se incluye tiendas de campaña, casas prefabricadas y contenedores. España ha respondido positivamente a la llamada del Gobierno turco. Francia, por su parte, anunció hoy el envío de un avión con ayuda humanitaria. El destino serán Van y Ercis, las dos ciudades más afectadas por el terremoto de 7,2 grados en la escala de Richter y donde los vecinos se quejan de la falta de tiendas de campañas, estufas y comida.

Este lunes, los habitantes de Ercis, entraban en los supermercados derruidos y arrasaban con la comida, que consumían en el momento. Ayer, tras dos días a la intemperie y ante la descoordinación en la asistencia, no era raro ver a grupos de hombres saquear los camiones con material de ayuda, e incluso revendiendo las tiendas de campaña de la Media Luna Roja a los que se han quedado sin hogar.

Las autoridades provinciales aseguran que se ha empezado a registrar la identidad de las víctimas del terremoto por su DNI, “algo imposible en las primeras horas, hasta que se pudo alcanzar una mínima coordinación”, explica un miembro de uno de los equipos de rescate. Las autoridades aseguran que la distribución será, a partir de ahora, ordenada.

Mientras, la búsqueda de supervivientes continúa. Ayer, tres personas fueron rescatadas con vida. La última de ellas fue Gozde Bahar, una profesora de 27 años, que los equipos de emergencia lograron sacar de los escombros, donde llevaba 67 horas atrapada.

El milagroso rescate de un bebé de 14 días ha conmovido a todo el país el martes. Azra ha sido rescatado con vida la mañana del martes en la ciudad de Ercis, y se ha convertido en la esperanza de todo un pueblo. La imagen de la pequeña entre los brazos de una socorrista se retransmite cada hora en los telediarios de Turquía. El país vive pendiente de las buenas noticias que llegan a cuentagotas, desde que el terremoto devastara la provincia de Van, en la frontera con Irán.

El rescate de un bebé entre las ruinas devuelve la esperanza a los turcos

Blanca López Arangüena- Van / 25 octubre 2011

Catorce días de existencia y un terremoto. Así empieza Azra una vida. El milagro de este bebé que ha sido rescatado con vida la mañana del martes en la ciudad de Ercis, se ha convertido en la esperanza de todo un país. La imagen de la pequeña entre los brazos de una socorrista se retransmite cada hora en los telediarios de Turquía. El país vive pendiente de las buenas noticias que llegan a cuentagotas, después de que el pasado domingo un gran terremoto devastara la provincia de Van, en la frontera con Irán.



La familia de Azar, natural de Sivas (centro de Anatolia), había llegado hace un mes a Van para que los abuelos pudieran cuidar de la pequeña. Los equipos de emergencia consiguieron rescatar de entre las ruinas a la madre y a los abuelos, pero todavía buscan al padre. Es la muestra de que todavía hay supervivientes entre los escombros, 48 horas después del desastre. Unos 300 cuerpos esperan aúna a ser enterradas, según las autoridades turcas.

Pero no todos consiguen salir con vida, a pesar de los esfuerzos de los equipos de emergencia ,que trabajan día y noche bajo la lluvia y las bajas temperaturas. Es el caso de Yunus Geray, 13 años. Tras 12 horas bajo los escombros se encontraba todavía consciente y así lo captaron las cámaras de televisión turca. En el momento del salvamento, preguntó a los rescatadores qué hora era. Murió de camino al hospital de una hemorragia interna.

El número de víctimas asciende a 459. Los equipos de rescate reciben cada hora nuevos mensajes de ayuda. Un la Asociación Turca de Búsqueda y Rescate (AKUT), explica que han recibido ya 3.000 mensajes de socorro. “Un equipo de 20 personas se encarga de revisar los mensajes de texto y las llamadas que las víctimas en los escombros y sus familias”. Siete personas han sido rescatadas con vidas gracias a ellos.

El país continúa conmocionado por la magnitud de la catástrofe. Hay 550 equipos de emergencia de más de 44 provincias que se han desplazado a la zona. El equipo de Izmit, una de las ciudades azotadas por el terremoto de 1999, en el que murieron 18.000 personas, trabaja en Van.

Anoche, estaban intentado rescatar a un niño de 12 años atrapado bajo un edificio de cuatro pisos. Su hermano comentaba entre lágrimas que es la sexta persona que encuentran con vida. Sin embargo, el rescate es dificultoso. La lluvia y los temblores constantes hacen que las ruinas se muevan. Además, casi 2.620 edificios están seriamente dañados y se podrían venir abajo con las constantes réplicas.

La situación en la ciudad de Van continúa siendo caótica. Ante este panorama, pocos parecen preocuparse de los 200 prisioneros que el domingo escaparon de la cárcel local. La agencia Reuters informó de que el martes se habían producido nuevos disturbios cuando un grupo de prisioneros prendió fuego a sus celdas y atacó a los guardias con cuchillos y tijeras.

Por su parte el Presidente del país, Abdulá Gül, ha felicitado a la nación por sus muestras de solidaridad. Sin embargo, sus palabras han estado teñidas de polémica. Los equipos de rescate internacionales denuncian que el gobierno se ha negado a recibir ayuda del extranjero.

El ministro israelí de Defensa de Israel, Ehud Barak, aseguró ayer que se ha puesto al frente de los preparativos para enviar ayuda urgente a Turquía, según un comunicado oficial difundido por su departamento, según informa Efe. Las relaciones entre ambos países están deterioradas desde la crisis de la flotilla de la paz, cuando se produjo el asalto violento de la nave Mavi Marmara en mayo de 2010. El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, había rechazado los ofrecimientos de su homólogo israelí, Benjamín Netanyahu, para colaborar en las labores de socorro.

Audio: Océano FM conexión desde Van. 

Los socorristas turcos denuncian la falta de medios para hallar supervivientes

Los equipos de rescate han recuperado más de 270 cadáveres entre los cascotes

Blanca López Arangüena- Ercis

Silencio. El equipo de rescate intenta escuchar ruidos bajo los escombros de un edificio de cuatro plantas en el centro de Ercis, la ciudad más afectada por el terremoto de 7,2 en la escala de Richter que el domingo golpeó el sudeste de Turquía. Las excavadoras, las sirenas paran. Por un minuto la ciudad se queda muda. Ni los equipos de rescate, ni los vecinos que esperan noticias de quien todavía está bajo los edificios se atreven a moverse. La espera sobrecoge a quien no está habituado a trabajar entre ruinas, llantos y la más absoluta confusión. Pero no a los habitantes de Ercis. Ahora se han convertido en improvisados rescatadores. Con sus manos trabajan codo con codo con el Ejército para buscar supervivientes entre los 40 edificios que han colapsado.

“Yo vivía en este edificio”, explica Ilknur Akyol, “y conseguí salir antes de que se derrumbara”. Pero otros no han tenido tanta suerte. Özgür Monkul, de la Asociación Turca de Búsqueda y Rescate (AKUT) explica que desde que llegaron a la zona, a las pocas horas del temblor, han rescatado 10 cuerpos, todos ellos sin vida. “Hay muchos más entre los escombros. Las estructuras están dañadas y todavía hay réplicas muy fuertes, por lo que todavía esperamos que se caigan algún otro edificio. A los vecinos les hemos recomendado pasar la noche al raso”.

Según el centro sismológico Kandili de la Universidad del Bósforo de Estambul, más de 100 réplicas han seguido al terremoto. Las advertencias no son tan fáciles de seguir. Las temperaturas en esta ciudad, cerca del lago Van, descienden bajo cero entrada la noche. “Mi bebé se queda en casa de unos vecinos, es muy pequeño y fuera hace demasiado frío”, explica Akyol. Como todos los habitantes de la ciudad, se queja de la falta de ayuda. Se necesitan urgentemente comida, agua, mantas… pero, sobre todo, tiendas de campañas y estufas. Los camiones que las traen son asaltados por los habitantes que no quieren pasar otra noche a la intemperie. Los que no tienen suerte, ser verán obligados a dormir al raso junto a una hoguera. Según la Media Luna Roja, se han repartido 8.000 tiendas, 4.000 estufas y 25.000 mantas en la zona afectada por el seísmo. Pero en Ercis, toda ayuda parece insuficiente.

El epicentro del temblor se localizó en Tabanli, un pueblo situado a 30 kilómetros de Van, capital provincial y muy cercana a la frontera con Irán. Pero también se han visto afectadas las provincias de Bitlis, Batman, Diyarbakir, Mus y Hakkari, aunque en menor medida. El seísmo ha dejado un balance provisional de 279 muertos y 1.300 heridos. Las autoridades turcas tienen constancia de que al menos 366 personas se encuentran aún bajo los escombros, según informa la agencia Efe. Además, falta información sobre la situación en los pueblos y aldeas de la montaña, adonde los equipos apenas han comenzado a llegar.

Es el terremoto más mortífero registrado en Turquía desde 1999, cuando un temblor de 7 en la escala de Ritcher mató a cerca de 20.000 personas en el oeste de Turquía. Y es que el país, descansa sobre placas tectónicas donde los terremotos son frecuentes. Sus edificios, sin embargo, no reúnen las características necesarias parar aguantarlos. Así lo ha reconocido el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan durante su visita a la zona: “Hay casas hechas de ladrillo y barro, y han quedado destruidos”.

Pero no sólo los edificios son precarios en Ercis. Las condiciones de trabajo también lo son. Özgür Monkul, miembro de la asociacición AKUT, asegura que las herramientas de trabajo son anticuadas. “Nosotros llegamos anoche y trajimos nuestro propio material. Hasta este momento los vecinos subían a los edificios y usaban sus manos a modo de palas, lo que ha empeorado las cosas”. El personal de la Media Luna Roja también se queja: “A los supervivientes los enviamos a los hospitales de Agri, Van, Mus y Hakkari, pero el caos en las carreteras hace que muchos no lleguen a tiempo”, explica una enfermera que prefiere no revelar su nombre. Entre los escombros la queja es la misma. “No conseguimos llegar a tiempo hasta los supervivientes”, aseguran empleados de AKUT.

La imagen del personal de rescate gritando entre los escombros y el Ejército intentando apartar a los vecinos de las ruinas se repetía esta tarde por todo Ercis. El pánico del domingo ha dado paso a la desesperación. Los que no han perdido a sus seres queridos luchan por asegurar a su familia una noche bajo una tienda de la Media Luna Roja. Los que tienen familiares bajo los escombros se resisten a abandonar la zona y acampan cerca de sus edificios destruidos. “Aquí está mi casa, todavía está en pie y no pienso abandonarla”, dice Belit Hocaoglu señalando a un edificio inclinado de cinco pisos. El pequeño comercio donde Hocaoglu trabajaba, en la planta baja del inmueble, está aplastado. Pero, milagrosamente, nadie resultó herido.

Cae la noche, y la mujer de Hocaoglu lo espera bajo una manta en una hoguera cercana. Ella tampoco se quiere ir. Sabe quelos equipos de rescate trabajarán toda la noche. Puede que en algún momento vuelvan a pedir silencio y con ello renazca la esperanza. “No creo que quede gente con vida. Pero ya no me importa”, dice la mujer, “tan solo quiero saber”.

Un fuerte terremoto sacude al sudeste de Turquía

Blanca López Arangüena- Estambul / 24 octubre 2011

“Hay muchos muertos, varios edificios se han derrumbado. Hay mucha destrucción”, fueron las primeras palabras del alcalde de la ciudad de Ercis a la televisión turca tras el terremoto que el domingo a mediodía sacudió el sudeste de Turquía. La ciudad, situada a pocos kilómetros del epicentro fue una de las más castigadas por el temblor de 7,2 en la escala de Ritcher. A medida que avanzan las horas, el número de víctimas aumenta. El último balance, ofrecido en rueda de prensa por el ministro del Interior del país, Idris Naim Sahin, cifra en al menos 264 los fallecidos y más de 1.300 los heridos. Una cifra que podría aumentar con las horas, ya que fuentes oficiales han informado a la agencia Reuters que cientos de personas continúan aún desaparecidas.

En una rueda de prensa, el ministro ha explicado que el total de víctimas han sido halladas en la provincia de Van. El centro de emergencias ha calculado en al menos 400 los desaparecidos entre los escombros que ha dejado el seísmo. Se han derrumbado cerca de 25 edificios, uno de ellos una residencia universitaria.

El epicentro del temblor se localiza en Tabanli, un pueblo a 30 kilómetros de Van, capital del la provincia y muy cercana a la frontera con Irán. Pero también se han visto afectadas las provincias de Bitlis, Batman, Diyarbakir, Mus y Hakkari, aunque en menor medida.

En Van, donde viven casi medio millón de personas, se han derrumbado varios edificios, uno de ellos de siete plantas, según informa el diario Today´s Zaman. En las primeras imágenes de televisión se podían ver calles destrozadas, edificios derrumbados y cientos de voluntarios utilizando las manos como palas para rescatar a las personas atrapadas entre los escombros. El agua y la electricidad no funciona y las líneas telefónicas están saturadas.

Según la Dirección General de Emergencias (AFAD), 500 profesionales ha acudido a la zona. La oficina del gobernador provincial ha informado de que dos aviones militares están en camino además de camiones con mantas, comida, tiendas de campaña y estufas. Israel, por su parte, ha ofrecido ayuda a Turquía, según informa el diario turco Hürryet. Además se ha creado un comité de emergencia para evaluar los daños y coordinar las tareas de rescate desde Van.

Según el centro Sismológico Kandili de la Universidad del Bósforo de Estambul, el “temblor se produjo muy cerca de la superficie”, a unos cinco kilómetros de profundidad, por lo que “en el epicentro se sintió como un seísmo de entre 8 a 9 de magnitud”. Tras el temblor inicial se han registrado varias réplicas de magnitudes entre 3 y 5,5, por lo que las autoridades han recomendado no volver a los edificios todavía, informa EFE.

La zona afectada por el temblor está regada de pequeños pueblos de difícil acceso y casas de adobe o madera donde los movimientos telúricos suelen causar importantes daños. Las autoridades todavía no han evaluado los daños en estas localidades, pero han pedido a la población que mantenga la “sangre fría”, ya que el pánico que ha provocado el terremoto ha hecho que las calles se colapsaran por los que tratan de huir de la zona y dificultando la llegada de las ambulancias.

Turquía es un país que descansa entre dos placas tectónicas. Los temblores son muy habituales, sin embargo, sus construcciones no están preparadas para resistirlos. En 1999 un temblor de 6,8 en la escala de Ritcher mató a más de 18.000 personas en el oeste de Turquía. En mayo de este año otro temblor en el noreste del país mató a dos personas y causó 79 heridos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s