Ankara se prepara para una respuesta contundente, que anunciará el martes en el Parlamento ( El País)

 

Blanca López Arangüena- Estambul

El Gobierno turco ha anunciado que el martes en el Parlamento dará a conocer las medidas que tomará en relación al derribo de unos de sus aviones por parte del Ejército sirio el pasado viernes. Así lo ha comunicado este domingo el ministro de Exteriores turco, Ahmet Davutoglu, tras una entrevista en la televisión turca TRT. En ella Davutoglu asegura que el jet turco fue derribado en aguas internacionales y no dentro del espacio aéreo sirio como afirmó el viernes su Ejército. “Derribaron el jet en el espacio aéreo internacional a 13 millas de distancia del espacio aéreo sirio”, ha dicho el ministro.

Estas conclusiones, hechas públicas 48 horas después del incidente, aumentan la gravedad de la crisis y borran la posibilidad de que se trata de un “error” como clama el país vecino. Davutoglu ha sido muy firme en este punto y ha afirmado que no hubo ningún tipo de advertencia por parte de las autoridades sirias antes de disparar. Ha dicho que el avión estaba probando un sistema de radar turco, lo que explica el hecho que volara bajo y entró en el espacio aéreo sirio 15 minutos antes del impacto. Cuando las autoridades turcas se dieron cuenta de que el avión había entrado territorio sirio, se avisó a los pilotos de que salieran de él. Ya fuera, a los pocos minutos, el avión fue derribado asegura la prensa turca. Durante ese tiempo “las autoridades sirias no intentaron contactar en ningún momento a las turcas” mantiene Davutoglu, quien afirma que “describir un avión turco como una amenaza es una actitud de aficionados o lo han hecho con mala intención”.

Pocas horas después de su declaración, el ministro, a través de su cuenta de Twitter y en tono más amenazador, ha advertido que “ nadie debería probar la capacidad de Turquía”. En otro mensaje ha informado de que Turquía, como miembro de la OTAN, ha invocado el artículo 4 de la Carta según el que cualquiera de los miembros puede pedir consultas a los otros países si ve en peligro su integridad territorial, su independencia o su seguridad. “Turquía nunca ha actuado por su cuenta en relación con Sira”, ha explicado el político.

Esta será al última de la consultas antes de que que el Gobierno comunique su decisión final. De momento Ankara ha sido muy precavida y ha evitado dar pasos en falso. Turquía, con el segundo Ejército más grande de la OTAN, y entrenado después de casi 30 años de lucha contra la guerrilla kurda (PKK), podría inclinar la balanza en el conflicto sirio. Pero, como ha dicho en numerosas ocasiones, no actuará sin el respaldo de Naciones Unidas.

De ahí el frenesí diplomático que desde el viernes vive la capital turca donde se han realizado por lo menos cuatro reuniones políticas al más alto nivel. Unos cónclaves desde los que, a medida que pasan las horas, salen declaraciones más incendiarias. Un ejemplo son las de Kemal Kiliçdaroglu, líder del principal partido de la oposición, el Partido Republicano del Pueblo (CHP), que a a las pocas horas de desatarse la crisis abogaba por la calma. Hoy, tras reunirse con el Primer Ministro Turco, Recep Tayyip Erdogan, el Jefe Adjunto del Estado Mayor, y el propio ministro de Exteriores, hacía estas declaraciones: “ Es obvio que el avión fue deliberadamente derribado por Siria. Este ataque fue llevado a cabo como represalia al gobierno turco encabezado por Recep Tayyip Erdogan, y su política con Siria. El incidente no puede ser olvidado ni borrado. Nadie ha de poner a prueba a Turquía”.

Kiliçdaroglu fue el primero de los líderes convocado por Erdogan. Luego le siguieron el resto de las fuerzas políticas. Hoy se reunirán los ministros y mañana, ante su grupo en el Parlamento, Erdogan hará pública su decisión. Mientras, Ankara ya ha enviado una nota diplomática a Siria en la que pide que se encuentre a los responsables. “Condenamos el ataque a nuestro avión. Pedimos que se identifique a los autores de los hechos y que se nos informe inmediatamente. Turquía se reserva el derecho a una disculpa formal y una compensación” se podía leer en la nota según informa el diario turco Hurriyet.

El portavoz del Ministerio de Exteriores sirio, Jihad Makdissi, declaró este sábado en una entrevista al canal turco A Haber que no se trató de “un ataque”. “Un objeto no identificado entró en nuestro espacio aéreo y desafortunadamente fue derribado. No fue un acto hostil contra Turquía, sino un acto de defensa de nuestra soberanía” aseguró Makdissi. El mismo día, desde Irán, su ministro de Exteriores, Ali Akbar Salehi, pidió a Turquía que actuara de forma contenida para “mantener la estabilidad de la región” según se puede leer en la página web del Ministerio.

A la espera del desenlace prosigue la búsqueda de los dos pilotos y del aparato. Los restos del artefacto se encuentran a 1.300 metros de profundidad en el lecho marino sirio, según un portavoz del Ministerio de Exteriores turco, mientras que todavía no se sabe nada de los ocupantes. Pero el tono de la búsqueda ya no es tan amistoso como el viernes, cuando se hablaba de una colaboración en las labores. El ministerio de Exteriores turco ha sido categórico en esto: “no se trata de una búsqueda conjunta”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s